Páginas

domingo, 29 de junio de 2014

Bakalao fresco al papillote

Hay canciones a las que llegas por casualidad. Vas mirando por la red y de repente de topas con esa de la que dices, "pero cómo no la había escuchado antes". Pues "madness" del grupo Muse es una de ellas. No la suelo poner mucho y por eso es que, cada vez que la escucho me chifla, me da energía.

 
Una combinación como el plato de hoy un bakalao cocinado en papillote con unas verduritas para acompañar. Deberíamos de comer más pescado de lo que lo hacemos. Al menos en las estadísticas parece que nos inclinamos más por la carne y visto lo que hoy dan de comer a los animales en muchas granjas - cereales, entre otros- pues eso, - eso si, menos mal que aún hay algunas que ofrecen buenos productos - que cada vez me fio menos de la carne que hay por ahí. Siempre es bueno conocer al carnicero de toda la vida. Por si acaso.
 
El papillote es una forma de cocinar en el horno sin apenas grasa. Apto para aquellos que gusten de comer limpio, sano y ligero.
 
Esta es la última receta de esta temporada. Llegan las vacaciones y un pequeño descanso no viene mal. Eso sí, no quita que siga viendo todos vuestros blogs, es más, ayudará a que regrese por muchos de ellos que por falta de tiempo no puedo hacerlo con la asiduidad que me gustaría. Aprender y disfrutar de vuestras recetas, mientras me tumbo un ratito....je,je, ya me lo estoy imaginando.
 
Asi que con esto y un bizcocho, espero que disfrutéis de este verano quien más quien menos a su manera, pero sobre todo teniendo en cuenta que la vida es corta y lo que vivamos en ella será con lo que nos quedemos, nada material nos acompañará a ningún otro lugar. 
 
Saludos.

Ingredientes para 2 pax:
 
2 tajadas buenas por persona de bakalao fresco
 
1 pimiento rojo
 
1 pimiento verde
 
1/2 cebolleta
 
Aceite de oliva
 
Sal
 
Para el papillote:
 
Papel de aluminio
 
Papel de hornear

Elaboración:

Cortamos la verdura en bastones finos y los ponemos a semi-pochar en una sartén con un poco de aceite de oliva suave. Salamos. Tener en cuenta que nos interesa que se poche solo un poco para después terminar de hacerse en el horno.
 
Mientras, encendemos el horno a 180-190 grados. Limpiamos las tajadas de bacalao y las salamos si fuera necesario.
 
A continuación cortamos un buen trozo de papel de aluminio y otro del papel de hornear. Colocamos en una placa de horno el papel de aluminio y por encima el de hornear. Entonces cuando la verdura esté semi-pochada la colocamos encima del papel de horno y a continuación y con la piel hacia arriba los trozos de bacalao fresco. Regamos con un fino chorretín de aceite de oliva, y cerramos el papel de hornear en forma de paquetito. Lo mismo con el papel de aluminio, que será el que nos precinte todo bien. Con ello logramos que el bacalao se haga con el propio calor que se forme dentro del paquete así como con el jugo del pescado que suelte y el de las verduras.
 
 
Lo llevamos al horno por espacio de 15-20 minutos, todo dependerá del grosor del pescado.
 
Pasado el tiempo necesario, sacamos del horno, abrimos y lo servimos. De rechupete, y sano, sano. Sin apenas grasa.

 
Feliz verano !!