Páginas

domingo, 1 de marzo de 2015

Coliflor gratinada al horno con bechamel

Ay qué ver, lo que se echa en falta la salud en cuanto te resfrías un poquito. Menuda semana que he pasado. Y pensar que todos en el trabajo terminaban por coger gripe y yo ilusa de mí creía que este año me había librado. Iban cayendo uno tras otro, en cambio yo, me jactaba de mi zumo de naranja mañanero, esa dosis de vitamina C diaria. Ay, amiga, en boca cerrada no entran moscas. 

Y tanto ha sido así, que he estado desde el fin de semana pasado arrastrándome de la cama al sofá y viceversa, a base de sobres efervescentes, mantas y persianas echadas. dormir y solo dormir, acurrucada como un ovillo, fuera del mundanal ruido y quehacer diario. Yo y el sueño. Qué reparador.

Pero ya vuelta a la normalidad y dejado atrás la no agradable compañía de la gripe, vengo con una receta muy elaborada por todos, coliflor gratinada en el horno. Un poco de verdura para fortalecer nuestras defensas.

Saludos.

Ingredientes para 2 personas:

1 Coliflor ecológica tamaño mediano

Agua

Sal

Queso curado rallado 

Para la bechamel:

250 leche

25 mantequilla

25 harina

Sal

Elaboración:

En primer lugar separamos la coliflor en ramilletes y los ponemos a hervir con abundante agua y sal en una cazuela, unos 12-15 minutos apróximadamente (todo dependerá del tamaño de los ramilletes). Escurrir y reservar.

Por otro lado hacemos la bechamel. En una sartén colocamos la mantequilla y dejamos que se funda. Añadimos la harina poco  apoco y mezclamos homogéneamente dejando que cueza lentamente hasta que coja un color tostado. En ese momento añadimos la leche poco a poco y que ha de estar caliente (así evitamos que se nos hagan grumos) y mezclamos suavemente todo en el fuego. Vamos mezclando a la vez que va espesando. Cuando creamos que tiene el espesor adecuado (al gusto de cada uno) añadimos la sal y apartamos del fuego. 


Acto seguido echamos en una fuente una pequeña cantidad de bechamel que nos haga de base. Por encima colocamos la coliflor y encima el resto de la bechamel. Espolvoreamos con queso rallado para finalizar. 

Lo llevamos al horno - grill previamente encendido a 220 grados hasta que se nos dore un poco. Entonces retiramos y servir.