Páginas

domingo, 22 de marzo de 2015

Kokotxas de bacalao en salsa

Ya sé que esta vez ha sido más tiempo de la cuenta, pero es que nos hemos enfadado, el ordenador y  yo. Verás es muy delicado, necesita que le dé los máximos cuidados y yo, que no le hago caso pues eso, que un día dice se acabó. Y no, no es que me pase como en la película Her, la habéis visto? No, no me estoy volviendo loca. O sí?

Pero el asunto es que tenemos una relación amor odio diría yo. Resulta que bastante tengo ya con trabajar con un colega suyo en mi rutina laboral diaria, eso sí, más moderno, más rápido, más vistoso y como para que el fin de semana se me ponga quisquilloso y tome represalias por mi falta de empatía dominguera. 

Vamos, que me responde con que ahora te vas a enterar, que quieres publicar un post este fin de semana ? Lo veremos. Y así ha sido. Y por más que le he insistido que no, que no le abandono por otro con pantalla más plana y un dinamismo visual espectacular que para sí quisiera el mío, que no termino de convencerlo. Ay los malditos celos !

Y mira que yo le digo que tengo un principio básico, y nunca me entregaré a los brazos de un ordenador con el que trabaje codo a codo, que nunca mezclaré trabajo con amor. Pero nada erre que erre Y así me ha tenido. Y eso que le acercaba todos los días el desayuno a su habitación, hoy que si bizcocho, mañana unos huevos revueltos, al otro que si que tal si me preparas unos creps? Pero parece ser que en el fondo también tiene su corazoncito e voil'a aquí estoy. Creo haber aprendido la lección aunque esto de que estemos en manos de máquinas, realmente tengo mis dudas de que sea lo más conveniente.

Feliz y lluvioso domingo!

Ingredientes para 2 pax:

300 gr. de kokotxas

2 dientes de ajo

1 cayena

Aceite de oliva 0,4 grados

Sal

Perejil

Elaboración

En un cazuela baja pero ancha ponemos aceite de 0,4 grados junto con los ajos picaditos y la cayena partida en dos. Dejamos que el ajo se fría y una vez éste empiece a bailar, le añadiremos las kokotxas con la piel hacia arriba y previamente saladas un poco, siempre por un lado. Todo ello a fuego lento.

Movemos en vaivén la cazuela suavemente. En 5 minutos más o menos estarán hechas. Retiramos del fuego. 

A continuación cogemos una tapa de cazuela fría que previamente habremos dejado en el congelador un rato y le echamos el aceite de la cazuela. (Con ello conseguiremos que la salsa trabe y ligue bien).

Espolvoreamos perejil picado por las kokotxas y acto seguido cogemos el aceite que hemos separado y lo echamos de nuevo a  la cazuela en hilo muy fino y moviéndolo a su vez en vaivén. Servir.


Veis que sencillo ?