Páginas

domingo, 6 de diciembre de 2015

Gulas al ajillo

Dado el pistoletazo de salida para la Navidad, no hay mesa que se precie de la zona que se prive, como entrante o acompañamiento de pescado, de unas gulas, porque lo que son las angulas apuesto a que sí escasearán, es más, es como aquello de "las meigas, haberlas hailas", pero comerlas ay, eso es otra historia.

Las angulas por esta época llegan a precios desorbitados como seiscientos o setecientos euros el kilo, es decir que en cien gramitos de nada, unos dos bocaditos, se te están yendo al garete unos setenta euros.

Por lo que las mesas más pobres, nos conformamos - qué remedio - con el sucedáneo elaborado partiendo del surimi, es decir la gula. Y sí amigos/as como dice el anuncio, para mí la Gula del Norte. Saludos.


Para 4 tapas:

500 gr. de Gula del Norte

3 dientes de ajo

1 guindilla cayena

Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:


Echamos en una sartén a fuego suave aceite de oliva, a ser posible virgen extra. No es evidentemente un requisito, pero tener en cuenta que este plato le pide un aceite de lo mejor que tengamos en nuestras manos, pues interviene mucho en el sabor final del mismo.

Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en láminas a ser posible con el mismo grosor. Cuando veamos que el aceite a cogido calor, le añadimos los ajos y la cayena partida en dos.


Cuando veamos que los ajos empiezan a dorarse será el momento de añadirle las gulas. Dejamos que se haga todo por espacio de 4-5 minutos moviéndolo de vez en cuando.


Por último retiramos del fuego y servimos decorado por ejemplo con un poco de perejil muy picadito.

No hay comentarios: