Páginas

domingo, 9 de abril de 2017

Hígado encebollado

He necesitado cumplir unos cuantos años para que el hígado formase parte de mi dieta. Reconozco que a mí antes me entraba todo por los ojos. Y no, no me refiero a que una vez mostrado un buen hígado encebollado no me dijera cómeme, más bien era anterior. Lo mío era el previo, ver la sustancia viscosa sobre la bandeja de la carnicería, qué quieres qué te diga, que no había quien me convenciera de llevarlo a la boca. Pero todo tiene un día y el mío también llegó. No sé cuándo ni cómo, pero el caso es que le dí una oportunidad. Soy de la opinión de que esto de comer es un aprendizaje continuo, vaya que sí. ¡Feliz día!



Ingredientes para 2 pax:

400 gr aprox de hígado de ternera en filetes no muy finos

2 cebollas

Aceite de oliva

Vino blanco

Sal

Elaboración:

Pelamos las cebollas y las cortamos juliana fina. En una cazuela amplia con un poco de aceite pochamos bien la cebolla a fuego lento. Le añadimos una pizca de sal.

A continuación cortamos los filetes en trozos no excesivamente grandes y retiramos los vasos sanguíneos que veamos pues, tras la cocción son duros y difíciles de masticar. En una sartén a fuego más alto añadimos un pelín de aceite de oliva y los salteamos brevemente, no queremos que se nos sequen. Después pasamos el hígado a la cazuela de la cebolla y regamos con un poco del vino blanco y dejamos que hierva un pelín a fuego suave para que el alcohol evapore. 


Dejamos reposar y servir.

No hay comentarios: